¿Por qué faltan microchips?

Desde la aparición del Covid-19 hay una importante falta de microchips en el sector de la tecnología. Sin embargo, hay mucha confusión respecto al por qué de esta situación.

Origen de los microchips

Para entender este complejo problema, hace falta remontarse al origen de los microchips. 

Sorprendentemente, la mayor parte de los chips o semiconductores se producen en una fábrica de Taiwán, la cual es importadora de todos los minerales imprescindibles para la fabricación de estos chips. Esto sitúa casi la totalidad de esta tecnología en Asia. Pero no termina ahí el proceso hasta su venta, ya que no va a ser Taiwán quien exporte los microchips al resto del mundo, sino China. 

Debido a la tensión que ha creado la pandemia del 2020 y aprovechando la coyuntura, China está creando una reserva nacional de esta tecnología para poder abastecer a sus fábricas de dispositivos y ponerse a la cabeza de las ventas en poco tiempo. Esto está provocando que al resto del mundo no lleguen tantos semiconductores como necesitan las industrias fuera de Asia.

Por qué no se fabrican microchips en Europa

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: sería carísimo montar una fábrica de semiconductores desde cero. 

Para comprender el funcionamiento de estas instalaciones hay que entender que se necesitan materiales importados mayoritariamente del Congo, además de unas máquinas del tamaño de un avión y que sólo se fabrican en Holanda, quedando obsoletas en menos de cinco años. Esto complica en gran medida el proceso de montaje de una fábrica nueva de microchips.

La fábrica de Taiwán abarca casi el 100% de la producción mundial porque ha ido creciendo gradualmente y formando a ingenieros exclusivamente para desarrollar este tipo de tecnología. Ahora mismo es casi imposible competir contra sus instalaciones y personal, y por supuesto, contra sus precios.

¿Por qué hay tanta demanda de microchips?

Principalmente, esto se debe a que el avance de la inteligencia artificial es tan rápido que demanda casi el triple de chips que en sus inicios. Debido a estas cifras, se puede decir que la falta de chips se remonta a hace 10 años, cuando todo el mundo empezó a utilizar smartphones, los cuales usan servidores que también se tuvieron que fabricar de repente.

Este aumento repentino de la demanda se ha ido cubriendo durante los últimos años con una oferta que podía atender a todas las necesidades; sin embargo, a raíz de la pandemia, del teletrabajo y de las necesidades de comunicación digital, hacen falta muchos más dispositivos que antes del 2020. 

Por esto es importante que, a la hora de comprar tecnología de este tipo, se consulten fuentes que conozcan el estado de esta oferta y demanda de dispositivos. Por eso desde SIAG nos parece importante que haya conocimiento sobre por qué faltan microchips. Si quieres saber más sobre chips y dispositivos, consúltanos sin compromiso.

Autora: Alba Moreno Badás
plan-espana-digital-2025que-significa-data-driven