¡NOS MUDAMOS!

Siempre se dice que un cambio de oficinas en una empresa es señal de salud corporativa, y en SIAG no podía ser diferente. 

Una mudanza es un paso importante y difícil de tomar en ciertas ocasiones, pero nosotros lo teníamos claro: necesitábamos abrir una nueva etapa en SIAG. Por eso decidimos que era hora de adaptarnos a los nuevos entornos digitales y con ellos, a unas nuevas oficinas más ajustadas a nuestras necesidades.

Desde el 2020 y a raíz de la pandemia, todo ha ido a pasos agigantados en el sector de las tecnologías, y nosotros, siendo empresa referente en consultoría IT, no podíamos ser menos. 

Una gran parte de nuestros empleados teletrabaja desde entonces, viéndolo como una oportunidad para optimizar el tiempo del que disponemos durante la semana. Con este cambio, apenas quedan departamentos trabajando de forma presencial.

Atendiendo a nuestras nuevas necesidades de espacio, hemos querido buscar una zona joven, nueva y con mucho potencial de cara al futuro. Pero este no ha sido el primer paso de nuestra mudanza, ¡te podría sorprender la de cosas que hay que hacer cuando hay que trasladarse!

Pasos para una mudanza de oficinas

Es importante que no se nos escape nada a lo largo de todo el proceso, por eso, desde SIAG te contamos los pasos a seguir para una mudanza de oficina exitosa y lo menos farragosa posible.

1. Planifica con antelación: es importante que exista una reunión previa a la toma de cualquier decisión y nosotros recomendamos convocar a un responsable de cada departamento que se traslada.

En esa reunión, cada vocal expondrá las necesidades de su departamento y de su personal y se podrán empezar a plantear ideas.

2. Presupuesto y opciones: este es el punto que más trastorna los planes de casi todo el mundo. ¿Cuánto me va a costar? ¿A quién voy a pedir el servicio de mudanzas? ¿Por dónde empiezo? 

Puede sonar intimidante, pero nuestra recomendación es que se empiece por buscar empresas que te puedan dar este servicio cerca de tu ubicación y hacer una valoración de los presupuestos que te estén poniendo encima de la mesa.

PRIMER PROBLEMA

Para hacerte un presupuesto te van a pedir la localización

de las nuevas oficinas y el volumen de mobiliario que tienen que trasladar.

3. Nuevas oficinas: este paso es entretenido y/o tedioso, depende de cuántas vueltas te toque dar. Nuestra recomendación es que, atendiendo a las necesidades que se han planteado en la reunión inicial, busques una zona que se adapte a tu equipo, en cuanto a tamaño y ambiente. En SIAG nos hemos trasladado a una zona nueva y dinámica:

Parque empresarial Euronova, Ronda de Poniente 12, 2ºA

28760, Tres Cantos, Madrid

4. Limpieza e inventario: ¿estás seguro de que te quieres quedar con todo lo que tienes? Lo habitual y lo que nos ha pasado a nosotros, es que tienes que renovar parte de tu material, tus equipos informáticos o algo tan sencillo como las papeleras de la oficina.

Haz una limpieza y selecciona qué te quieres llevar, qué quieres vender, qué quieres donar o lo que haga falta tirar. 

Y ya solo te queda hacer el inventario que más tarde les enviarás a la empresa de mudanzas para que te puedan ajustar el presupuesto. 

SEGUNDO PROBLEMA

¡¿Cómo sé si me va a caber todo en las nuevas oficinas y

dónde voy a colocar mis plantas?!

5. Visita y comunicación: nuestra recomendación: vete a ver las nuevas oficinas con el equipo de mudanzas que hayas contratado; al fin y al cabo, son especialistas en ordenar muebles y aprovechar espacios, nadie te va a asesorar mejor que ellos. 

No nos podemos olvidar de informar a los empleados, clientes y proveedores de nuestro cambio de ubicación y la fecha en la que se va a hacer la mudanza.

6. ¡EL TRASLADO!: Para haber llegado hasta aquí, ya hemos realizado más de la mitad del trabajo duro. Todo lo que hubiera por la oficina se ha quedado empaquetado y está listo para llevarlo a las nuevas instalaciones. 

Para que no sea un desmadre de cosas y tiempos, recomendamos haber fijado la fecha del traslado con antelación y saber con qué empleados cuentas para el día de la mudanza. 

Ante todo, ¡COMUNICACIÓN!

En resumen, lo que podía haber sido un jaleo, ha sido un proceso bien estructurado y llevado a cabo gracias a la organización, la comunicación y la ayuda de profesionales. 

Y como comentario personal de los que ya estamos en estas nuevas oficinas: la cafetería del Campus está de lujo, las instalaciones parecen sacadas de una peli en la que querrías ser el prota, el ambiente de trabajo es muy agradable y ya casi no nos quedan cajas que desembalar (¡parece mentira!).

Autora: Alba Moreno Badás