La digitalización de las PYMES

La transformación digital es un proceso para redefinir la estrategia empresarial
mediante la adopción de la tecnología digital más reciente y así impulsar el negocio a
través de planes y cambios estratégicos organizados para aumentar los ingresos y
proporcionar un valor.

Tiene un impacto creciente en los ecosistemas de TI y las pequeñas y medianas
empresas (PYMEs) ofreciendo nuevas oportunidades para participar en la economía
global. Los proveedores de aplicaciones empresariales y los proveedores de tecnología
e infraestructura ya conocen el poder de tecnologías innovadoras como la nube, Big
Data, dispositivos móviles, redes sociales, etc., dando por hecho que las soluciones de
próxima generación ya se están desarrollando con la unión de estas tecnologías.

La expansión del acceso a Internet y el crecimiento de los usuarios de teléfonos
inteligentes están destinados a cambiar el futuro de la economía mundial.
Y así es, la transformación digital ha supuesto un cambio fundamental en las formas
tradicionales de fabricar, almacenar, vender y transportar cosas.

Según la estadística de Statista se muestra la distribución del gasto total de las
empresas en bienes de Tecnologías de la Información y de Comunicación en España en
millones de euros durante 2020, según tamaño de la empresa
En esta era de todo lo digital, es interesante observar cómo las pequeñas empresas
tradicionales han adoptado la digitalización. Las pymes digitalizadas son capaces de
variar las necesidades de los consumidores en corto plazo en comparación con las
empresas que no se han introducido en el mundo digital mediante:

  • Aumento de ingresos.
  • Facilitar el acceso a una mayor base de clientes.
  • Aumento de la eficiencia operativa ofreciendo mejores productos.
  • Mejorando la experiencia del cliente.

Barreras para afrontar una Transformación digital con éxito
Pero si bien la transformación digital ofrece nuevas oportunidades para las pymes,
también existen grandes barreras para que muchas pymes adopten estas nuevas
tecnologías digitales, lo que puede convertirse en un desafío como la relativa dificultad
para acceder a la financiación o para realizar las inversiones necesarias, o falta de
capacidades, como los recursos humanos necesarios y la experiencia en gestión.
Además, las pymes se enfrentan a desafíos específicos en la gestión de los riesgos de
privacidad y seguridad digital, debido principalmente a la falta de conciencia y
mentalidad digital, recursos y experiencia para evaluar y gestionar el riesgo de una
manera eficaz y cumplir con la normativa de protección de datos.