¿Cómo es la contraseña ideal?

En la actualidad, nadie está a salvo de los cibercriminales y de que nuestra información personal esté completamente protegida, pero al menos, tenemos en nuestra mano la posibilidad de hacérselo un poco más difícil a los ciberdelincuentes para defender nuestra identidad digital, ¿cómo? utilizando una contraseña segura a la hora de acceder a los distintos servicios de la red.

Un error muy común que cometemos es tener la misma contraseña para todo. La mayoría usamos la misma contraseña para acceder a Facebook, Twitter, Gmail, Hotmail, LinkedIn, la cuenta del banco, y demás servicios.

Otro grave error es utilizar contraseñas compuestas por nuestros nombres o apellidos, iniciales, fechas de nacimiento y combinaciones de ambas, seguidas del número de teléfono, calle, ciudad, etc. Se trata de una información fácil de obtener por lo que no es buena idea utilizarla como password.

Cinco trucos sencillos para tener una contraseña segura.

1. Que sea extensa: al menos, de ocho caracteres.
2. Combina letras mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.
3. Utiliza doble factor de autenticación.
4. La contraseña no puede contener datos personales.
5. No utilices la misma contraseña en diferentes servicios.

Una buena contraseña debe tener al menos ocho caracteres. Lo ideal es usar el número máximo de caracteres que se nos permita en cada caso, ya que cuantos más caracteres haya, más difícil es descifrar la contraseña.

El grado de dificultad también es importante, la combinación de letras y números con caracteres especiales hace que la contraseña sea más segura contra los ataques.

Existen sistemas de desciframiento basados en los diccionarios, por ello elegir como contraseña una palabra que esté en el diccionario no es una buena idea, aunque el término sea muy raro o esté en otro idioma. Por la misma razón, una palabra que empiece por las letras x ó z tiene menos posibilidades de descubrirse, porque esos programas funcionan alfabéticamente.

También es aconsejable cambiar la contraseña cada cierto tiempo, por ejemplo, cada seis meses. Mantener una clave durante mucho tiempo para cada servicio también es un problema para la seguridad, ya que se puede haber producido un robo de información en algún servicio y contar con ellas los cibercriminales.

Por último, utilizar un gestor de contraseñas para protegerlas nos puede servir de gran ayuda. Son programas que generan contraseñas aleatorias y las recuerdan por ti. Basta con que te acuerdes de una contraseña maestra para tener acceso a todas tus cuentas.

Gestores de contraseñas más utilizados:

LastPass: Es la más popular y utilizada. Resulta fácil de configurar y funciona con Windows, Mac OS X, Linux, Android, iOS, Windows Phone e incluso para móviles con el sistema operativo Firefox OS.

KeePass: Basado en software libre y gratuito, se puede utilizar tanto en móviles iOS, Android y BlackBerry como en ordenadores con Chrome OS, Windows y Linux.

Dashlane: Se trata de un gestor muy similar a LastPass. Sirve para dispositivos con sistemas operativos Windows, OS X, Android e iOS. Es muy robusto, fiable y fácil de utilizar.

Contacte

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt