¿Están nuestros datos realmente a salvo?

Vivimos en un mundo conectado donde constantemente compartimos todo tipo de información y datos. Cada vez son más los usuarios que adoptan medidas para proteger su información, pero, ¿están realmente nuestros datos a salvo?

Hace poco salió a la luz el escándalo de Cambridge Analytica y Facebook y del que aún nos estamos reponiendo.

Los datos personales de 50 millones de usuarios de Facebook habrían sido supuestamente usados sin su consentimiento para la campaña electoral de Donald Trump. Un escándalo que desde entonces ha abierto una inmensa crisis de confianza entre todos los usuarios de la red social de Mark Zuckerberg.

Pues bien, ahora nos encontramos con la polémica por la cesión de datos de Dropbox a terceros. La revista Harvard Business Review, una publicación perteneciente a la Universidad de Harvard, publicó el pasado 24 de julio un estudio en el que se demostraba la eficacia de los grupos cuando trabajaban de forma coordinada. Uno de los casos estudiados era el de la herramienta para subir archivos a la nube Dropbox. Según dicho estudio, la firma habría cedido los datos de parte de sus usuarios para la elaboración del trabajo. Los datos de miles de usuarios habían sido cedidos sin su consentimiento expreso a los investigadores.

De nuevo, crece la duda de si realmente nuestros datos están tan seguros como creemos.

Y, para poner la guinda al pastel, la aplicación SpyFone ha filtrado cerca de 2.000 fotografías y datos privados almacenados en sus servidores que no cuentan con ningún tipo de cifrado de seguridad. Se trata de una aplicación espía, la cual tiene que ser instalada tanto en el dispositivo de la persona que quiere controlar a otra como en el dispositivo espiado.

El portal especializado Motherboard, quien ha destapado el asunto asegura que “los datos expuestos incluyen selfies, mensajes de texto, grabaciones de audio, contactos, ubicación, contraseñas e inicios de sesión y mensajes de Facebook, entre otros”.

Con esto queda una vez más demostrado que como usuarios no podemos controlar todos nuestros datos personales al cien por cien y que pueden estar circulando libremente por la red sin tener constancia de ello.

Aun así, y como ya hemos comentado en otras ocasiones, podemos tomar una serie de medidas para evitar el robo de nuestros datos.

  • Deshabilitar las comunicaciones inalámbricas. Se recomienda deshabilitar todos los interfaces de comunicaciones inalámbricas del dispositivo móvil (NFC, Bluetooth, Servicios de localización, etc.) que no vayan a ser utilizados de forma permanente y solamente activarlos en el momento en el que vayan a ser utilizados.
  • Una de las mejores formas para proteger la privacidad de nuestros dispositivos es instalar un programa antivirus.
  • Mantener el software actualizado.
  • ¡Cuidado con las redes WiFi públicas! Ya hemos hablado en más de una ocasión de los peligros que conlleva conectarnos a redes WiFi públicas abiertas. Y es que, mientras nos encontramos conectados a una red inalámbrica sin protección, estamos expuestos a que nuestras comunicaciones privadas sean detectadas por espías cibernéticos.
  • Controlar la seguridad de los dispositivos conectados (IoT) de forma regular.

Fuente: elpais.com

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt