La privacidad en nuestros smartphones no existe

Hace poco, el portal de filtraciones WikiLeaks difundía los detalles sobre el programa secreto de “hackeo” de la CIA para acceder a nuestros smartphones.

Bajo el nombre de “Year Zero”, se publicaban casi 9.000 documentos y archivos con todos los detalles sobre los sistemas de “hackeo” y software malicioso que la agencia de espionaje ha empleado para acceder a los smartphones. Se trata de la mayor filtración sobre documentos confidenciales de la agencia de inteligencia de Estados Unidos.

El portal de filtraciones señala que obtuvo los documentos a través de una persona que tuvo acceso a ellos cuando la CIA perdió el control informático sobre los mismos.

Según el comunicado de WikiLeaks, la CIA y los servicios de inteligencia aliados habrían logrado saltarse el cifrado en servicios populares de telefonía y mensajería como Signal, WhatsApp y Telegram, informa The New York Times. ¿Y cómo ha conseguido la CIA saltarse la encriptación? A través de un tipo de “software” malicioso desarrollado por una unidad especializada de la división de desarrollo móvil de la CIA, el cual, es capaz de infectar, controlar y obtener datos de dispositivos móviles. Funciona de dos maneras: o bien se engaña al usuario para que lo instale en su dispositivo o, a través de vulnerabilidades (o puertas traseras) en el código.

“Estas técnicas permiten a la CIA rodear la encriptación de WhatsApp, Signal, Telegram, Weibo, Confide y Cloackman, entre otras, hackeando los smartphones en los que están instaladas y recopilando mensajes de texto y audio antes de que se aplique la encriptación”, señala la nota publicada por WikiLeaks. Como las herramientas sirven para acceder a nuestros smartphones a través de su sistema operativo, es posible saltarse la encriptación durante el envío para obtener los datos directamente del dispositivo.

Así, el iPhone de Apple, el Android de Google y Windows de Microsoft pueden transformarse en “micrófonos encubiertos”, recopilando “tráfico de audio de mensajes antes de que se aplique el cifrado”.

Pero eso no es todo, además de poder tener acceso a cualquier contenido compartido por estas aplicaciones como textos, audios, fotos y, estar geolocalizados mediante nuestro smartphone, también han tenido acceso al espionaje de datos facilitados en las smart TV, ordenadores o incluso router de casa.

El portal también revela que, además de su centro en Langley (Virginia), la CIA utiliza el consulado de EEUU en Fráncfort “como una base encubierta para sus ‘hackers‘ en Europa, Oriente Medio y África”.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, explicó en el comunicado que esta filtración es “excepcional desde una perspectiva legal, política y forense”. Además, denuncia que “hay un gran riesgo de proliferación en el desarrollo de armas cibernéticas”, que resulta de la incapacidad de las agencias de seguridad para controlarlas una vez las han creado y su “alto valor de mercado”.

Esto pone en entredicho una vez más la privacidad en nuestras comunicaciones y, en este caso, en las comunicaciones móviles donde estamos empezando a añorar el teléfono tradicional sin el prefijo Smart.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt